CalpeLa Marina Alta

EL FUTURO DE CALP EN PELIGRO POR LA CONSTRUCCIÓN (QUE DESTRUYE).

La urbanización y la construcción desmesurada es una muestra exponencial de políticas caducas y retrógradas que priman intereses particulares en detrimento del interès general de los residentes. Esto es, la vuelta a la especulación del ladrillo, especialmente con enormes edificaciones que desafían leyes físicas y que constituyen cicatrices irreparables del paisaje local, nos alejan de los postulados que definen un desarrollo sostenible.

Las noticias aparecidas recientemente en prensa nos confirman que en Calp regresa el ansia patológica de construir a toda costa — cuanto más alto y ancho, mejor — no obstante ser un modelo urbanistico repudiado por los propios extranjeros o nacionales que nos visitan.
Es muy preocupante que en Calp el crecimiento urbanístico se siga rigiendo por criterios especulativos desfasados que han demostrado, de forma empírica, que suponen un retroceso en la calidad de vida de los residentes y un  freno para el futuro del municipio.
El incremento desaforado de la presión urbanística pone en peligro ecosistemas tales como Las Salinas, los baños de la reina o incluso el Peñón, pero también lleva aparejado  quebrar con el modelo de convivencia que ha llevado a esta ciudad a ser un destino apreciado para turistas y residentes.
De seguir la tendencia actual de “construcción destructiva” en pocos años habremos dilapidado nuestro entorno y generado problemas de abastecimiento e infraestructuras insuficientes que mermarán sustancialmente la calidad de vida de los calpinos ( destrucción capital natural; problemas de abastecimiento de agua potable; aumento contaminación y residuos sólidos; descenso calidad de playas; insuficiencia red de saneamiento; carencia de servicios sanitarios y de urgencias; aglomeración por falta de servicios y aparcamientos, …)

Garantizar nuestro futuro como municipio turístico  pasa necesariamente por actuar de forma urgente en aras a blindar los espacios naturales y en adoptar medidas restrictivas de la construcción, siguiendo el ejemplo de localidades de nuestro entorno como Javea y Denia, donde la voluntad política de sus gobernantes actuales ha frenado la especulación urbanistica.
De no reaccionar a tiempo, los daños seràn irreparables.
Guillermo Sendra
Secretario Provincial de Urbanismo Sostenible, Infraestructuras y Medio Ambiente PSPV-PSOE
Previous post

Mercat de Nadal a Xaló

Next post

DUROS A PESETA, hipotecando el futuro calpino con pelotazos

REDACCIÓN

REDACCIÓN

Independiente como el que más, la verdad sólo conoce un camino.

No Comment

Deja un comentario