Calpe

La alegría ha durado poco, la constructora se niega a acatar la orden de cesar los vertidos emitida por la Alcaldesa Ana Sala

ACEC asumió la noticia con una alegre cautela pero en una inspección ocular ha podido revelar que la obra no desiste en su empeño de verter las aguas al mar en plena temporada estival pese a no contar supuestamente con los permisos pertinentes.

  • Los vertidos siguen desembocando en la playa del Arenal Bol entre los bañistas en plena pre temporada
  • Al parecer no consta ningún permiso de la Confederación Hidrográfica ni de Costas
  • La constructora aduce que el Ayuntamiento era conocedor de estos vertidos al mencionarse en el proyecto

El concejal del PSOE Marco Bittner, miembro de ACEC, se ha acercado a pie de obra para corroborar personalmente las múltiples denuncias ciudadanas que apuntaban a que los vertidos no habían cesado, pese a que la notificación del decreto de Alcaldía había tenido lugar hace escasas horas.

A su vez nos ha facilitado un vídeo para constatar este hecho. Asegura que el personal de la obra, especialmente el director de obra fue en todo momento fue muy colaborador, llegando a facilitar el certificado de las analíticas pero sin aportar ningún permiso expreso sobre la viabilidad de los vertidos a la vía pública.

Desde ACEC lamentamos tener que constatar que en Calp pese al cambio de gobierno no se cumple la ley, nuevamente la coincidencia de ex-concejales y transgresión de la legalidad vuelve a converger en el enésimo escándalo urbanístico. Con el agravante de perjudicar no solo el medio ambiente, sino la principal fuente de ingresos, el turismo y la reputación del municipio están en peligro.


¿Jugar al despiste y pagar la multa?

Por otro lado desde la asociación adivinamos que la estrategia de la constructora será la de jugar al despiste con un cruce de acusaciones entre el Ayuntamiento y la mercantil mientras tratan de ganar tiempo para terminar la cimentación de su proyecto. Hay una cantidad ingente de dinero invertida, que toda la infracción se salde con el pago de una multa podría haber sido desde el principio un escenario asumible para la constructora.

Si bien la constructora asegura que el Ayuntamiento era conocedor que en la fase de cimentación del proyecto se producirían vertidos al mar, en la instancia pidiendo acceso al expediente cursado por esta asociación no se aprecia la existencia de dicho conocimiento ni obra en la documentación facilitada por el Ayuntamiento ningún indicio de que así fuera.

Desde ACEC queremos dar un margen de confianza al nuevo gobierno para que pueda definirse mediante acciones contundentes que defienda la integridad del territorio, no obstante no descartamos personarnos ya que indudablemente este caso acabará en los tribunales.

Previous post

Les ha faltado el coraje que tanto alardeaban

En las últimas semanas Calpe, nuestro pueblo ha pasado de una esperanza de regeneración democrática a un dejavu, Pedro Jaime se marchó, pero el Partido Popular CalPINO vuelve a tener la mayoría absoluta.
Next post

De la corrupción moral a la estafa moral.

REDACCIÓN

REDACCIÓN

Independiente como el que más, la verdad sólo conoce un camino.

No Comment

Deja un comentario